• By admin
  • 28 marzo, 2021

El color del mes: ¡Luz verde al cambio en abril!

El color del mes: ¡Luz verde al cambio en abril!

El color del mes: ¡Luz verde al cambio en abril!

El color del mes: ¡Luz verde al cambio en abril! 1024 614 admin

Con la primavera a flor de piel el verde inunda los exteriores, ¿por qué no dejar que se cuele también en tus interiores? El verde es un color del que dicen que tiene una energía equilibrada, capaz de transmitirnos paz y calma y que, incluso, puede favorecer en tratamientos de enfermedades del corazón y pulmones. Aprovéchate del poder curativo del verde para armonizar tu casa.

El verde es un color secundario porque se obtiene de la mezcla de dos primarios: el azul y el amarillo. Entre el frío del azul y la calidez del amarillo existe una gran gama de tonalidades de verde tan extensa como identidades quieras que exprese. El tono que elijamos será lo que dará el carácter a la estancia donde esté, se puede desde combatir el estrés hasta aportar toques de energía revitalizante y vibrante.

Según el feng shui, el verde se asocia con el elemento madera y simboliza salud, crecimiento y vitalidad. El verde resalta el carisma de la madera y le aporta un toque fresco, mientras que la madera serena los tonos de verdes que puedan llegar a ser demasiado llamativos. Esta combinación llenará tu casa de la energía de la naturaleza.

Un tono más rebajado del verde nos transmite calma y, a la vez, tiene un punto de frescura que aporta vitalidad al ambiente. Es una elección perfecta para el salón, relajándote para disfrutar de una buena comida o amenizando la cena más animada con invitados.

Cuando el verde tira más hacia tonos grises azulados el resultado es frío. El verde y el azul ambos son colores que se relacionan con lo agradable, la tolerancia y la confianza, cualidades que todos queremos tener en los rincones de nuestras casas. Este tono, al ser oscuro, necesitará estar en complementos para evitar saturar el ambiente. Combina el verde con detalles en madera para conseguir un ambiente más exótico en la terraza.

Te presentamos la alternativa a los tonos neutros clásicos. Los tonos verde pastel puede convertirse en el truco al que recurrir cuando quieras dar un toque original, pero sin que llegue a llamar demasiado la atención. Estos tonos combinan con cualquier estilo y se mezclan muy bien con multitud de gamas y tonos de otros colores color desde rosas, amarillos, marrones, dando un resultado final suave y armónico.

Cuando el verde tira más hacia tonos grises azulados el resultado es frío. El verde y el azul ambos son colores que se relacionan con lo agradable, la tolerancia y la confianza, cualidades que todos queremos tener en los rincones más íntimos de nuestras casas. Este tono necesitará estar en zonas con buena iluminación para evitar saturar el ambiente. Combina el verde con detalles en madera y lacados en negro para conseguir un estilo retro.

El verde es un color que nos alegra cuando lo vemos, pero no cansa la vista, no satura como otros colores como pueden ser el amarillo o el naranja. Este tono es ideal para eliminar las malas vibraciones y propiciar la creatividad. Elígelo para tu cocina y reinventa el estilo clásico, contrarrestando la seriedad característica de este estilo. Equilibra el resultado final con blancos o neutros ya que los bloques de color tendrán mucho peso visual.